miércoles, 13 de enero de 2016

Voces de Chernóbil (Svetlana Alexievich)

Svetlana Alexievich



“Voces de Chernóbil” es uno de los libros más reconocidos de la periodista y escritora bielorrusa Svetlana Alexievich, Premio Nobel de Literatura 2015. Publicado por primera vez en el año de 1997 en su lengua original, casi 10 años después de la catástrofe de Chernóbil en el año de 1986. Para los que no lo conocen, lo que ocurrió en Chernóbil en el año de 1986, es conocido como uno de los accidentes nucleares y desastres ambientales más graves de la historia, junto con el accidente nuclear de Fukushima en Japón. 
La explosión de la central nuclear es un evento que ha marcado y ha partido en dos la historia de la misma Rusia/Ucrania, y que generó diversos efectos negativos al medio ambiente, al país, y en especial a las personas. Este mismo evento ha generado un sinfín de teorías, que aún hoy en día no cuentan con un responsable directo. 

Alexievich inició un trabajo durante 10 años, en donde entrevistó a más de 500 personas, que fueron testigos directos e indirectos del desastre nuclear. Desde médicos, ingenieros, bomberos, esposas, liquidadores, físicos, políticos de altos cargos, niños y personas del común, que cuentan desde su mirada humana, lastimada y herida, distintas perspectivas sobre lo que ocurrió, cómo lo afrontaron y los siguen afrontando, cómo se han resignado, cómo se han indignado… y como han quedado de mercados de por vida por ese hecho… Precisamente en uno de los testimonios, se cuenta cómo los reubicaron a otro barrio, en otro lugar, donde estuvieron apartados, y se le conocía como el barrio de los de Chernóbil. 

Personalmente, conocía de lejos y de forma muy superficial lo que ocurrió en Chernóbil, pero el año pasado me relacioné con dos obras que abordan el tema. Uno, es el documental “The Russian Woodpecker” (http://asbvirtualinfo.blogspot.com.co/2015/11/critica-documental-the-russian-woodpecker-chad-gracia.html) de Chad Gracia, que me pareció estupendo, y despertó mucho más mi interés sobre este suceso, y me llevó a investigar un poco más. (En el enlace anterior pueden encontrar mi reseña sobre el documental)… y la otra obra fue precisamente este libro, que apenas me enteré de quien había sido la nueva Premio Nobel de Literatura, y busqué su bibliografía, dije que lo primero que quería leer de ella, era este libro sobre Chernóbil. Y no me ha decepcionado para nada, al contrario, me parece estupendo.

Dividido en tres partes, tituladas: 1. La tierra de los muertos, 2. La corona de la creación, y 3. La admiración de la tristeza, el libro, que es una sucesión de monólogos, de voces, de coros, que Alexievich extrae de las víctimas, y las plasma de forma magistral, con una belleza, un dolor, y una humanidad tan grande, que se nota que estableció una relación con cada una de las personas que entrevistó. Lo describe tan bien, que podemos imaginarnos en el acto a cada uno de los personajes. A veces no es una persona, sino dos o un grupo. En cada una de esas tres partes, hay diversos monólogos, que llevan otros títulos tan interesantes, como: monólogo… sobre para qué recuerda la gente, acerca de una canción sin palabras, acerca de que no sabemos vivir sin Chejov y Tolstoi, acerca de lo que no sabíamos de la muerte puede ser tan bella, acerca la añoranza de un papel y un argumento… y así unos títulos tan precisos, que resaltan el gran trabajo que realizó al dotar los hechos que ocurrieron en esta terrible catástrofe, de humanidad; al resaltar sus víctimas y darles una voz poética y una luz, que permitiera a las demás personas conocer sus dolores, sus ejemplos de vida y sus vivencias. 

No podría escoger una sola historia, muchas me conmovieron mucho, y me encantó la variedad de los temas. Personas que hablan del amor, de cosas tan bellas en medio de la tragedia. Personas que ven lo hermosa de la vida y de la muerte. Así como personas que ven la injusticia y que riñen contra el dolor… en fin, una variedad de sentimientos y emociones, que pertenecen a los seres humanos, humanizan estas historias, y sirven de catalizador a sus víctimas. 

Sin dudas, fue una de las mejores lecturas que tuve desde finales del 2015 e inicios del 2016. Confirma el merecido reconocimiento de la escritora y periodista por parte del Premio Nobel. Y como muchas veces ocurre en estos premios, ha sido un grato descubrimiento. Quiero seguir leyendo más sobre Alexievich, y recomiendo a todos su lectura. Es el periodismo que nunca debe dejar de ser, hecho con esfuerzo, trabajo, talento, poesía y literatura. 

8.5/10





No hay comentarios :

Publicar un comentario