sábado, 5 de marzo de 2016

Especial FICCI 56: Resumen Segunda Jornada (A.S.B)



Segunda jornada del FICCI56, mucho más productiva que la primera. Grandes películas y propuestas de mis recomendadas, que no deben dejar pasar. La jornada de la tarde fue intensa y devastadora con el filme de cierre. A continuación les cuento:


Taklub (Brillante Mendoza)

Película más reciente del reconocido realizador filipino, que en esta oportunidad retrata el drama de los miles de sobrevivientes del supertifón Yolanda, que ha sido el más fuerte en azotar a Filipinas. Para este relato, Mendoza se centra en la historia de una pequeña comunidad, con especial protagonismo de dos familias, que retratan en carne viva algunos de los dramas de esta comunidad. Con un estilo muy documental, una estructura sencilla y apoyado de muy buenos encuadres, y en los mismos personajes, Taklub logra emocionar y trasmitir el efecto de desolación e impotencia, y a la vez de esperanza, de esta población.






Boi Neon (Gabriel Mascaro) de Brasil: 

Una de las revelaciones del FICCI, y lo mejor que he visto por el momento. Y una de las películas más originales y cautivadoras que he visto en años. Estupenda, original, divertida y emotiva. Cuando uno piensa que los temas tienden a repetirse, aparecen propuestas como estas para demostrarnos que el cine no dejará de reinventarse. Gran propuesta visual, muy buen guión, dirección, actuaciones y concepto general. Una verdadera joya, y desde ya de lo mejor que veo en 2016.




Cemetery of Splendour (Rak Ti Khon Kaen) de Apichatpong Weerasethakul (Tailandia): 

Película más reciente del director ganador de la Palma de Oro en Cannes, por su película “Uncle Boonmee” (2010). En “Cemetery of Splendour”, el director vuelve a abordar temas trascendiendo lo físico y lo onírico, centrados en un pequeño hospital, donde yacen varios soldados que están siendo tratados por una curiosa enfermedad del sueño, a través de un tratamiento con luz, que permite identificar las distintas intensidades de los sueños. Una mujer se ofrece como voluntaria a cuidarlos, y adquiere una habilidad de comunicarse con ellos a través de sus sueños, lo que la acerca especialmente a uno de ellos. La película es una bella rareza desde su planteamiento, como los mejores trabajos del director. Original, radical, visualmente muy bella, emotiva y fantástica, la película logra cumplir sus objetivos y pretensiones. Y como siempre, recomendación, tener un poco de paciencia en la primera parte, y mientras la historia se desvela. 





No Home Movie (Chantal Akerman): 

Y la película de cierre de la jornada. Una de las gemas, el documental de la fallecida directora belga, Chantal Akerman, dedicado a su madre, capturando a través de una cámara casera y web cam, distintos momentos de su madre. Desde conversaciones personales hasta la terrible pasividad y monotonía de su vida, que precisamente registraría los últimos días de la vida de su madre. El documental participó en la Competencia del pasado Festival de Toronto y nominada al Leopardo de Oro en el Festival de Locarno, donde fue abucheado por el público. Curiosamente luego de dos meses de su estreno en el festival en Suiza, en agosto de 2015, Chantal Akerman murió. Si en Locarno fue abucheado, en la proyección del FICCI más de medio teatro fue abandonando la sala poco a poco, algunos no resistieron el primer plano fijo de casi un minuto… algo realmente preocupante que habla de nuestra costumbre de ver imágenes rápidas, con movimiento, superficiales y fácilmente olvidables. Por lo que recomiendo, antes de verlo, saber un poco de la directora y su trayectoria, ya que Chantal Akerman no fue cualquier directora (como escuché a alguien posterior a la proyección que se refería a ella, alegando que lo que hizo esa “señora” no fue nada nuevo, y que ya se había hecho antes)… Akerman fue de las directoras europeas más importantes e influyentes de su generación, inspirando a varios de los mejores directores contemporáneos, ya que experimentó y rompió con el discurso cinematográfico, así como lo hiciese Godard. Por otra parte, es importante conocer algo sobre la historia detrás del documental, que no se explica, como es el lento desvanecimiento de la vida de la madre de Akerman, y las grabaciones que ella dejaba en su casa en Bruselas, o desde la cámara de internet, tratando de no dejar escapar ningún momento, como si presintiera que cada instante podía ser el último. Y por supuesto, la muerte de la madre de Akerman, y el posterior suicidio de la directora, pocos meses después de estrenar el documental.  
El documental me dejó totalmente devastado, Akerman le deja una puerta abierta a su intimidad y su misma alma al espectador, que bien puede ser valiente en adentrarse en el cuerpo de la cineasta mientras se analiza a sí mismo, o perderse en los planos fijos que al parecer no muestran nada. Por supuesto, yo me dejé llevar por la propuesta y el experimento de Akerman, y aunque no fue fácil, ya que me parece en fondo muy triste y nos enfrenta a una no muy lejana realidad propia o cercana, ese acercamiento abrupto, salvaje y doloroso a la psicología humana, a la extinción del cuerpo/mente, a la enfermedad y la muerte, también representa una alta forma del arte. Y Akerman demostró que en su último trabajo, no sólo expuso su intimidad y su alma, sino incluso su misma vida. Muy recomendado, pero tener paciencia, y saber de antemano a que se va a enfrentar. 



Alejandro Salgado Baldovino (A.S.B)



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada