martes, 7 de junio de 2016

Nuevo Destino (Phil Klay)

Phil Klay



Primer libro del joven escritor y veterano del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, Phil Klay. Klay sirvió en Irak, y luego de prestar su servicio inició sus estudios en un Master in Fine Arts en el Hunter College, donde coincidió con otros escritores norteamericanos. En el 2011 su relato, “Nuevo destino”, que da título a esta recopilación de relatos, fue publicado en la Revista Granta, y fue seleccionado para salir en una recopilación de autores sobre historias de guerra. Ya en el 2014, publica esta recopilación de relatos, que en su título original en inglés es “Redeployment”, y fue reconocido con uno de los premios literarios más prestigiosos de Norteamérica, el National Book Award al Mejor Libro de Ficción. La edición en castellano salió el año pasado, 2015, llegando a todos los países de habla hispana, y el autor estuvo en el Hay Festival de Literatura 2016 en la ciudad de Cartagena de Indias.

“Nuevo destino”, es una recopilación de 12 relatos, en donde Klay retrata la vida en la guerra, basándose en su propia experiencia en Irak, y en la de sus amigos y compañeros del Cuerpo de Marines. Y lo interesante de estos relatos, es que aborda el tema desde distintos puntos de vista, no sólo en la guerra, sino antes y después, con una variedad de personajes, que en realidad permiten observar un escenario y una perspectiva más amplia de la guerra. Algo de lo que adolecen precisamente algunos escritos sobre el tema, por lo que me parece que el formato de varios relatos, fue muy apropiado para lograr esta labor. 

La figura de Klay, como ex marine y veterano de guerra, quizás predisponga un poco al espectador en cuanto a la calidad literaria de los escritos, quizás pensando en encontrar historias más testimoniales. Pero desde el primer relato, podemos apreciar la calidad literaria del escritor, y lo vamos verificando a medida que encontramos los otros relatos, no son lineales, e incluso se da el lujo de experimentar con algunos en la construcción literaria. Todos son diferentes y cuentan algo distinto, pero hay una voz de fondo, un estilo, un ritmo, una buena dosificación del tiempo y las emociones… tan importante en los cuentos y los relatos cortos, y una prosa con mucha fuerza.

Claramente, como ocurre en toda recopilación de cuentos y de relatos, muy difícilmente todos son buenos. Trataré de comentar algo de cada uno:

“Nuevo destino”, el primer relato, y uno de los mejores, retrata el drama de un hombre regresando a casa luego de la guerra. Los fantasmas, la imposibilidad y dificultad de adaptarse nuevamente a la vida, de usar las manos sin un fusil en ellos, y de dejar todo atrás y empezar de nuevo. Es desolador y triste. En “Órdenes fragmentarias”, traslada la narración al campo de acción en el corazón de la guerra, donde utiliza un lenguaje muy técnico, algo que hace a menudo cuando se encuentra narrando la acción y las dinámicas y los códigos en la guerra, adquiriendo en momentos tintes de thriller bélico. Además de plasmar el humor negro y repulsivo de los marines, y uno de los temas reinantes de las historias, como el sentimiento de culpa, mezclando con el del deber de matar. En “Informe posmisión”, un hombre tiene su primera baja en la guerra, un niño. Contrariado, decide con su compañero, que el otro asumirá la culpa. Se observa la curiosidad, la expectativa y el drama interno que surge cuando se mata por primera vez en guerra. En “Cuerpos”, cuenta la historia de uno de los marines, que trabajaba en el área de Asuntos Funerarios. Narrado en primera persona, porque Klay varía los narradores de las historia, en esta historia se observa un poco sobre el anhelo de lo perdido, sobre el amor que se pone a prueba o desaparece en la distancia, y los deseos de los marines lejos de casa. “Oli”, es muy interesante, ya que es el más corto, y es uno de los que utiliza completamente el lenguaje técnico y los códigos de lenguaje. Precisamente, al final del libro, Klay pone un glosario de acrónimos, que se debe revisar mientras se lee este relato. Muy interesante y simbólicos, es el más experimental de todos. En “El dinero como sistema armamentístico”, un funcionario de Asuntos Exteriores llega a la guerra, y nos muestra desde la perspectiva burocrática, administrativa, o de oficina, cómo se vive la guerra desde un segundo plano, donde igualmente hay riesgo. Además de mostrar cómo algunas personas o profesionales tratan de beneficiarse de la guerra sin actuar directamente en ella. En “En Vietnam tenían putas”, que es otro de mis favoritos, cuenta la historia de un joven, que también en primera persona, cuenta las historias que le contó su padre en Vietnam, cuando él iba a irse para Irak. Es divertido y claramente tiene una parte triste pero real, y es sobre el tema de las necesidades básica de los hombres de guerra en satisfacer sus deseos sexuales. “Plegaria desde el horno de fuego ardiendo”, es otro que me gustó mucho, narrado desde el punto de vista de un capellán militar, quien debe tratar a los pobres hombres atormentados, asustados y confundidos por la guerra. En “Operaciones psicológicas”, otro muy bueno e interesante, la acción se traslada a un campus universitario, en donde un joven soldado, quien estuvo en la guerra trabajando como Especialista en Operaciones Psicológicas, regresa a retomar sus estudios, y se encuentra envuelto en una discusión con una compañera de clase musulmana, que los lleva a ahondar y reflexionar sobre la guerra y su naturaleza. “Historias de Guerra”,  otro de los relatos, donde dos compañeros veteranos de guerra se reúnen en un bar con dos mujeres, y recuerdan historias, y el pasado. En “Siempre que no sea una herida aspirante en el tórax”, cuenta la historia en contraste de varios amigos en la guerra, dos de ellos contrastados, uno dedicado a funciones administrativas, y otro, un oficial de infantería, directamente implicado en la guerra, y de cómo se deben enfrentar a otro tema difícil en la guerra, el de las condecoraciones y menciones de honor, que conmemora a los héroes. Así que trata un poco el tema de los héroes en la guerra. Y en el último relato, “Diez kilómetros al sur”, cuenta la historia de un soldado parte de un grupo de artilleros, que disparan por primera vez su batería, y está obsesionado por saber cuántas personas murieron en ese impacto, y el destino de sus cuerpos. 

En síntesis, me pareció una lectura muy interesante, creo que se puede apreciar, de acuerdo a lo que escribí en cada relato, cuales fueron mis favoritos. Pero todos tienen algo especial e interesante por descubrir, porque lo valioso de esta recopilación de historias de Klay, es precisamente que nos amplía un poco la visión de la guerra y sus agentes, y de sus efectos, antes y después, para diversos de los hombres que van y cumplen distintos roles. Sin dudas, un descubrimiento interesante y necesario.



Alejandro Salgado Baldovino (A.S.B)
@alejo_salgadoB
@alejandros17.89




Alejandro Salgado Baldovino (A.S.B)



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada